Medicina Nuclear

Medicina Nuclear

 
La Medicina Nuclear brinda a su médico información diagnóstica de mucho valor acerca de su estado de salud, además de ser indispensable para el estudio de diversos padecimientos dando apoyo a especialidades como: Cardiología, Uronefrología, Oncología, Ortopedia, Medicina Interna, Neurología, Pediatría, Endocrinología, Gastroenterología, Cirugía, Neumología, Hematología, entre otras. 
 
Nuestros servicio de Medicina Nuclear es de primer nivel. Utilizamos radiofármacos para identificar enfermedades en etapas tempranas, para el diagnóstico y tratamiento del sistema musculo-esquelético, endócrino, cardiovascular, respiratorio, urinario, nervioso central, sistema digestivo, evaluación de procesos infecciosos y oncológicos. Contamos con un equipo de última generación integrado a una tomografía computarizada (SPECT/CT) para realizar cualquier tipo de estudio de Medicina Nuclear.

 

La Medicina Nuclear es una especialidad médica que usa diferentes sustancias conocidas como Radiofármacos. Es una Especialidad diagnóstica y terapéutica.

Los Radiofármacos son compuestos que permiten estudiar la morfología y el funcionamiento de los órganos, incorporándose a ellos y emitiendo una pequeña cantidad de radiación que es detectada por equipos llamados Gammacámara. Se suelen emplear Radiotrazadores, según el problema a estudiar, I-131, Tc99m, Ga67. Se administran vía oral y/o endovenosa, en un pequeño volumen entre 0.4 y 2 ml.

Una Gammacámara es un equipo en el cual a usted se le realizará el examen, es similar a un scanner en su estructura y es capaz de detectar el radiofármaco o isótopo que se inyecta al paciente para ver diferentes órganos.

Para realizar el estudio se requiere que el paciente permanezca relajado y sin moverse durante los estudios, En ocasiones es necesario la administración de un relajante muscular, un diurético o insulina (según protocolo).

La realización de un estudio de Medicina Nuclear no es dolorosa. 

Su duración dependerá de la exploración que se le vaya a realizar. El técnico de medicina nuclear siempre le informará al respecto.

Después del estudio puede ser oportuno beber agua o jugos en mayor cantidad de lo habitual, para facilitar la eliminación del agente inyectado.

La irradiación que recibirá en una exploración de Medicina Nuclear es muy pequeña. Cada año una persona se expone en promedio a 2.4 milisieverts (mSv) de radiación natural proveniente de los rayos cósmicos, de los alimentos y de los materiales de construcción; mientras que un estudio de medicina nuclear expone al paciente aproximadamente a 0.08 mSv.

Dada la característica de los productos utilizados es extraordinariamente infrecuente la aparición de efectos adversos y secundarios.